Print

"Hashima" ( 端島 ), un pueblo fantasma en Japón.

Por: | en: Japónica y Turismo | el: | Imprimir



Exceptuando aquellos pueblos que han sido abandonados afectados por desastres naturales (por evacuación), en Japón existen algunos sitios que han quedado deshabitados por alguna razón. Estos lugares resultan atractivos para muchos turistas pues despierta ese extraño morbo que quizás muchos tengamos, esa experiencia de ver ciudades en ruinas e imaginarnos por unos momentos su historia. A estos tipos de pueblos se les llaman popularmente como "pueblos fantasma" y en esta oportunidad nos centraremos en un lugar muy especial.
 
En Japón existe una curiosa isla llamada "Hashima"  (端島), pero que debido a que su forma se asemeja mucho a un buque, es popularmente conocida  también como "Gunkanjima" (軍艦島) que literalmente traducido al español significa "isla buque de guerra". Perteneciente a la prefectura de Nagasaki a unos 17.5 kilómetros del puerto, es una isla abandonada, una ciudad flotante que está en total deterioro lo que la coloca en la lista de "ciudades fantasmas".
 
Según se narra, la isla fue comprada por la empresa Mitsubishi y estuvo habitada durante casi un siglo (desde 1887 hasta 1974 ) por los mineros y sus familias que extraían carbón. Se dice que durante su época dorada, además grandes viviendas, se construyeron tiendas, cine, gimnasio, piscina, hotel, restaurantes, templos y todo aquello que lo convertía en un lugar independiente de la ciudad. En ella llegó a vivir toda una generación y algunos niños (hoy ya adultos) todavía la recuerdan y cuentan en diversos documentales cómo era la vida ahí.

En un inicio fue  una pequeña isla a la que con el transcurrir del tiempo, empezaron a ganar terreno al mar y expandirla, llegando a hacerla crecer hasta casi el triple de su extensión. Esta isla estaba construida para resistir fuertes tempestades, bordeada con muros donde se invirtió mucho tiempo, trabajo y dinero para brindar seguridad y bienestar a los habitantes (trabajadores, sus familias y los dirigentes); pero no contaron con el cierre de las minas.

En dicha isla se construyó un complejo residencial en el año 1917 , que llegó a ser el edificio más alto de Japón en ese entonces. Se cuenta que al no haber ya más recursos que extraer, las minas cerraron poniendo fin al trabajo de los mineros (que era casi la mitad de la población).  En 1960 la isla llegó a tener 5,267 habitantes pero al cierre del trabajo, muchos la abandonaron, quedando sólo alrededor de 2,000 personas que posteriormente tuvieron que dejar la isla. Al dejar la isla y sus hogares, dejaban todos sus aparatos electrodomésticos por incertidumbre a su futuro en otras tierras. La isla quedó sin mantenimiento y luego la naturaleza se encargó  de destruirla y darle el aspecto tenebroso que hoy muestra. 
 
Debido a su tenebroso aspecto, esta isla ha sido escenario de algunas historietas, documentales y películas, entre ellas una de la conocida saga cinematográfica "James Bond , el agente 007" . Hay que tener en cuenta que esta isla estuvo activa y presente durante la primera y segunda guerra mundial, por eso según algunos oscuros relatos, narran que muchos prisioneros de guerra entre ellos chinos y coreanos, eran enviados a esta isla a trabajar en las minas, por lo que también se cuenta que no todo era color de rosa, el trabajo ahí sería muy peligroso y duro, llevándose cada mes algunas vidas. 
 
Por su expansión, curiosa forma de barco y aspecto espeluznante, esta isla  dejó de ser un lugar  abandonado en el año 2009 en que abrió sus puertas a ese extraño turismo que algunas personas gustan. 
 
Por: Luis Guillermo Shimabukuro, para su espacio "Japoneando” en el programa radial "Salsa Latina”.