Print

Todos tenemos derecho a una educación

Por: | en: Comunidad | el: | Imprimir



A nivel global, el artículo 13 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966 de las Naciones Unidas reconoce el derecho de toda persona a la educación. A pesar de que en Japón la educación obligatoria comprende solo la escuela primaria y secundaria, la gran mayoría de japoneses continúan sus estudios en un bachillerato (koko) ya sea estatal o particular, una realidad que lamentablemente no se refleja en los latinos residentes en este país para quienes, si bien es cierto que por ser extranjeros la educación no es obligatoria, pueden acceder a ella al igual que los japoneses.
 
A fin de reflexionar sobre la situación educativa de los niños y jóvenes de nuestra comunidad, conversamos con Yuri Kitsutani, graduada en educación y ciencias políticas con amplia experiencia en proyectos de capacitación y educativos en Perú, quien desde hace tres años se desempeña como coordinadora general del PEAD (Programa de Educación a Distancia), servicio brindado por Kyodai desde hace varios años en la modalidad de educación básica para niños y al que próximamente se añadirá el programa de educación básica alternativa.
 
A través de tu experiencia como coordinadora general del PEAD, cómo vez la situación en el aspecto educativo de los niños o jóvenes de nuestra comunidad en Japón
 De acuerdo con nuestro trabajo de campo, hemos visto que hay niños que no asisten a la escuela japonesas y solo están asistiendo a colegios de la comunidad, que en realidad no son colegios sino espacios de convivencia pues no cuentan con reconocimiento oficial y por lo tanto no pueden otorgar una certificación oficial. En su mayoría, estos centros son iniciativas de japoneses o peruanos que, gracias a la ayuda de autoridades locales o empresarios, cuentan con espacios en los que pueden permanecer y convocar a los niños. Estos lugares, que son espacios de convivencia o formativa, están acogiendo a los niños que no van a la escuela japonesa por diversos motivos, pero lo preocupante es que dichos niños no están insertados en ningún sistema escolar, ni en Japón ni en su país de origen, a pesar de que asisten a estos lugares diariamente; esto sin duda será un problema a futuro. Creo que la historia se repetirá, me refiero a los niños o adolescentes, que llegaron a Japón acompañando a sus padres sin terminar la educación secundaria en su país de origen y que tampoco la pudieron culminar aquí.
 
¿Tienes información de qué porcentaje de adolescentes y jóvenes de nuestra comunidad no han terminado la secundaria?
Si hablamos de toda la comunidad latina, lamentablemente no tenemos una cifra oficial, pero por nuestra experiencia en el área y datos extraoficiales, nos indican que hay chicos que llegaron acompañando a sus padres sin haber terminado la educación secundaria y que tampoco continuaron sus estudios aquí. Así como otros que, aunque nacieron aquí no han terminado sus estudios porque no lograron insertarse en el sistema educativo japonés por diversas dificultades. También no podemos perder de vista que hay personas cuyas condiciones socio-económicas no les permitieron culminar sus estudios en sus países de origen y que al venir aquí han adquirido una mejora económica, a quienes es importante brindarles la oportunidad de mejorar en el aspecto educativo. Es precisamente ante esta realidad que muy pronto Kyodai iniciará el programa de educación básica alternativa, creemos que todos tenemos derecho a una educación y poder continuar con nuestra formación superior si en algún momento deseamos hacerlo.
 
Explícanos un poco más sobre la nueva propuesta educativa de Kyodai, ¿qué ofrecerá, cuáles son los requisitos y a quienes está dirigido?
El programa de educación básica alternativa cuenta con la certificación del Ministerio de Educación y está dirigido a personas de 16 años o más, peruanos o de otras nacionalidades cuyos países de origen son miembros del Convenio Andrés Bello (CAB), que no pudieron terminar sus estudios secundarios. También podrán inscribirse quienes hayan cursado educación en la escuela japonesa pero no terminaron, además podrán convalidar sus estudios.

 A través de él se podrá retomar la educación desde el sexto grado de primaria mediante una prueba de ubicación, examen oficial que permite saber en qué nivel se encuentra el alumno. Será un programa de educación secundaria a distancia compuesto de cuatro grados, cada grado tendrá una duración de 8 meses, las clases serán a través de una plataforma virtual y con tutores en línea. Será flexible y permitirá a los alumnos trabajar y desarrollar su vida normal mientras van en paralelo realizando sus estudios.
 
Los tiempos de matrícula serán más flexibles, actualmente a través del PEAD para niños, el Ministerio de Educación solo nos permite hacer una matrícula al año e iniciar el año escolar con el de Perú, pero en este nuevo programa vamos a poder iniciar el año escolar estableciendo varios periodos de matrículas al año manteniendo el mismo valor escolar que un colegio.
 
Las inscripciones se realizarán a través de Kyodai, y se necesitará documento de identidad y el certificado de estudios del último año cursado si lo tuviera, en caso de no tenerlo tendrían que realizar la prueba de ubicación. Este programa les otorgará un certificado de educación secundaria, así podrán tener más oportunidades de desarrollarse si regresan a su país de origen.
 
Desde tu experiencia como educadora ¿cuál es la importancia de la educación en la vida de una persona?
Es muy importante, a veces no entendemos, pero para una persona adulta el no haber recibido educación la puede volver malhumorada u hostil debido a su frustración, además siente vergüenza de no poder escribir o leer; he tenido casos de adultos que participaron en programas implementados por empresas mineras, pesqueras o constructoras en Perú, quienes después de aprender a leer y escribir, se volvieron personas felices y comunicativas, saber leer y escribir les cambió la vida. Cuando a una persona le enseñas a leer y escribir descubre el mundo, un mundo que antes se movía solo por señales, colores y figuras. Saber a dónde vas, poder escribir y leer tu nombre, o lo que desees, poder comunicarte y entender, eso no tiene precio. Además, creo que todo niño, más allá de sus derechos fundamentales que todos conocemos, debería tener como derecho tener padres educados porque eso hará que comprendan sus prioridades y necesidades.
 
¿Cuál crees es el rol de la escuela en la educación de nuestros hijos?
A pesar de ser educadora, mi visión de madre predomina, la escuela da conocimientos, pero los valores se dan en casa. Personalmente jamás le transferiría totalmente a la escuela la educación de mis hijos, no por un tema de falta de confianza sino porque creo que la formación tiene que darse en el hogar; es aquí donde a veces radica los problemas en la formación de los chicos porque muchos padres creen que la escuela debe formar a sus hijos y le trasladan totalmente la responsabilidad al maestro. Lo que uno aprende en la escuela es importante, pero estos conocimientos no son los que te van a llevar a ser una buena persona, por lo que es fundamental que los valores se den en casa y estén presentes diariamente en la formación de un ser humano; sin duda alguna, es indispensable ir a la escuela, pero también no podemos olvidar de que los padres somos los primeros educadores.
 
Muchas gracias por esta entrevista, ¿cuál sería tu recomendación o mensaje final?
Mi recomendación sería que los padres no desistan de sus hijos y que traten de darles atención y apoyo, que no dejen de enviarlos o llevarlos a la escuela ya que, para su formación y desarrollo intelectual, es importante que los chicos asistan a la escuela. No mal interpreten, lo que quise decir anteriormente es que "no debemos transferir la responsabilidad de la educación de nuestros hijos a la escuela, pero no que no vayan a la escuela”. La escuela es un lugar importante para la formación intelectual de los niños y como padres tenemos la responsabilidad mínima de enviarlos, una buena educación es el mejor legado que le podemos dejar a nuestros hijos, ya que esto les permitirá desarrollarse cuando sean adultos. Asimismo, a todos los peruanos e hispanohablantes residentes en Japón que no hayan terminado la educación secundaria, los animo a que se inscriban en nuestro programa de educación básica alternativa, creo que es una buena oportunidad para todos ellos, recuerden que nunca es tarde para aprender ni para continuar en nuestra vida formativa. 
 
¿Qué es el CAB?
La Organización del Convenio Andrés Bello de integración Educativa, Científica, Tecnológica y Cultural, es un organismo con personería jurídica internacional, intergubernamental, creado en virtud del Tratado suscrito en Bogotá, el 31 de enero de 1970, sustituido en Madrid en 1990. Países miembros: Bolivia, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, España, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Venezuela. Argentina en proceso de adhesión.
http://convenioandresbello.org 
 
Las personas interesadas en el programa de educación básica alternativa pueden solicitar más información vía correo electrónico a: consultaspead@gmail.com
 
 
Por: Roxana A. Oshiro